Manifiesto

logo3_rev_maniHace ya 40 años desde que terminó la dictadura franquista y entramos en una época de supuesta transición hacia la democracia.

Pero qué significó realmente esto?

Día tras día, se suceden los casos de corrupción, recortes en sanidad, educación, feminicidios , desahucios , reforma y degradación de las condiciones laborales y de las pensiones; patologización de las diferencias físicas y psicológicas , manipulación mediática , contaminación en aumento al igual que las tasas administrativas , la luz , el agua, y un largo etcétera. Eufemismos de lo que muchas tenemos miedo a mencionar, sea por los prejuicios o estereotipos que puede conllevar su pronunciamiento en público. Y es que este sistema no sólo no funciona, sino que no se lo cree nadie, ni siquiera los que se declaran defensores o garantes del « Estado de derecho ».

Ante la estafa orquestada por el sistema, parte de la sociedad tomó conciencia y reaccionó con la presión en la calle durante el transcurso de las movilizaciones del 15M, el cual fue reprimido cuando empezaba a tomar fuerza. La represión del Estado continuó en aumento como observamos en la jornada de “Aturem el Parlament” con la utilización del helicóptero y un despliegue policial desproporcionado para crear así un estado de excepción, criminalizando de esta manera la protesta popular. Esta criminalización será utilizada por el gobierno como motivo y justificación de la represión, de este mecanismo tenemos ejemplos durante las jornadas de huelga del 29 de septiembre de 2010, del 29 de marzo de 2012 y del 14 de noviembre de 2012, que mantuvieron vivo el pulso con el gobierno y que se disolvieron con innumerables cargas, gases lacrimógenos, pelotas de goma, centenares de detenciones, innumerables lesiones, la pérdida de un globo ocular y la creación de una web de delación ciudadana donde se empieza ver el intento de establecer un estado con un marco legal del derecho penal del amigo y el derecho penal del enemigo, ya utilizado en tiempos del régimen franquista.

Actuaciones policiales que se han ido repitiendo e intensificando como en la defensa del Centro social Autogestionado Can Vies o en las movilizaciones solidarias en apoyo a la lucha de Gamonal. Sin embargo, la cuerda se ha ido tensando aún más , por un lado por la vía judicial a través de imputaciones , nuevas detenciones y macroperativos policiales. Por otra parte, la aplicación de políticas neoliberales con más recortes, privatizaciones, precaritzacion laboral, y políticas de control social entre otros , acompañada de un endurecimiento de las actuaciones en la calle y a través de la vía legal con la aprobación de leyes más restrictivas de los derechos y las libertades y con la tipificación de nuevos delitos (ley mordaza , ley de enjuiciamiento criminal ), así como con la reforma del código penal o la introducción de la condena permanente revisable , un eufemismo de la cadena perpetua .

El giro fascista continúa con el fortalecimiento del régimen penal del enemigo , estableciendo las bases para la creación de un enemigo interno y también uno externo . Estos servirán para , por un lado , mantener a la población en el estado de shock necesario para continuar aplicando e intensificando las medidas neoliberales, y , del otro, para justificar la represión y la militarización del Estado, el cual ha estado reorganizando sus efectivos antiterroristas con el fin de ETA destinándolos ahora a la creación de esta nueva amenaza.

Inicialmente se identifica protesta en la calle con violencia a través de los medios de comunicación, haciendo filtraciones de infografías de diferentes movimientos sociales organizados, confeccionadas por los servicios de inteligencia del Estado, se crea la web de delación ciudadana, cerrada gracias a la presión popular y, se realiza una operación en la que se detienen cinco anarquistas en Sabadell. Esta significará una cata de las operaciones futuras y no será hasta después de la detención de Mónica y Francisco , entre otros , que se dará una identidad definitiva al enemigo interno.

Poco a poco , se reconstruirá una estructura organizativa del enemigo , conectando y convirtiendo colectivos existentes dentro de un falso entramado de organizaciones con fines terroristas. Los comunicados de prensa de la policía, amplificados por el eco en los medios de comunicación , servirán como hilo argumental para la elaboración de esta trama shakesperiana que sitúa en el ojo del huracán la ideología anarquista, con la vinculación de una coordinadora ( GAC , Grupos Anarquistas Coordinados ).

El enemigo interno, además, servirá para atomizar la sociedad, generando más desconfianza, rompiendo redes, separando y creando distancias entre las mismas vecinas. Mientras tanto, se ha ido reforzando el imaginario de un enemigo externo, surgido fruto de la campaña de la guerra de Irak donde, no olvidemos, los Estados occidentales intervinieron militarmente con el único pretexto de una pacificación artificial de toda la región para esconder los intereses geopolíticos reales que han justificado y mantenido la invasión y el expolio de estos territorios desde hace siglos. Observamos como la amenaza de los atentados terroristas sirve para rearmar los Estados occidentales y justificar la escalada represiva, tanto dentro como fuera. Las campañas policiales y mediáticas contra el terrorismo yihadista han servido para confundir a la población y para identificar una religión, y las culturas vinculadas a ésta, como terrorismo. En este sentido, podemos ver actuaciones tan «eficientes» como la Operación Dixan, en la que once vecinas del Raval fueron detenidas bajo sospecha de pertenencia a organización terrorista para, posteriormente, ser absueltas en comprobarse que no había ningún fundamento . Asimismo, el papel de los medios de comunicación ha servido para incrementar la desconfianza de la sociedad hacia las comunidades musulmanas y árabes, alimentando la islamofobia. Este fenómeno de la amenaza terrorista externa, también se ha visto reforzado por las crisis migratorias, sirviendo como terreno fértil para el arraigo y el crecimiento del racismo y la xenofobia.

A lo largo de todo este proceso de construcción de los enemigos interno y externo los mass media han hecho de altavoz al gobierno, repitiendo los argumentos estatales para el convencimiento de la población, llevando a la práctica la máxima de Göebbels “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad “. Con la creciente tensión territorial y el afloramiento de casos de corrupción, los cuales han hecho de cortina de humo anunciando a bomo y platillo las macrooperaciones para ofrecer al público algo con lo que desviar la atención. Todo ello ha contribuido a incrementar el control social sea por vía policial, judicial o administrativa. De la misma manera que utilizan el lenguaje para invisibilizar la violencia machista al hablar de mujeres muertas y no de asesinatos, los medios de comunicación no han sido nada rigurosos con los casos en proceso de investigación por terrorismo, obviando descaradamente la presunción de inocencia y fomentando la estigmatización. En las últimas semanas somos testigos de esta manipulación en torno a la cobertura de los atentados de París, y de cómo se magnifican los mismos hechos que son invisibilizados cuando los afectados son territorios o personas no occidentales.

La cobertura mediática de los conflictos geopolíticos y el tratamiento de la actualidad local supone un adoctrinamiento de la población, ya que redirige la atención de la audiencia en función de los intereses políticos de las clases dominantes. Esta distorsión de la realidad moldea, a corto y largo plazo, la opinión pública convirtiéndola en un mero sujeto pasivo, desposeyéndola de toda capacidad de reacción y de reflexión crítica , ingredientes necesarios para el mantenimiento y avance del Estado neoliberal. El proceso de implantación de las ordenanzas del civismo nos sirve para ilustrar cómo actúa en una escala local esta distorsión.

La ley del civismo fue un experimento más de las políticas de control social en la ciudad-laboratorio de Barcelona. Una vez garantizado su «éxito» ha servido de modelo para otras ciudades de España, como por ejemplo Granada, y han inspirado otros marcos legales estatales, como la ley mordaza, la ley de enjuiciamiento criminal y, más estructuralmente , la reforma del código penal. Este hecho ha perjudicado diversos movimientos sociales, tan reivindicativos como no: vendedoras ambulantes, prostitutas, artistas varios, personas sin techo, movilizados contra los desahucios, y otros, incrementando el control social en los espacios públicos que, paralelamente, han sufrido unas políticas urbanísticas muy agresivas, que han actuado conjuntamente con las ordenanzas para regular la vida cotidiana en las calles que hasta ahora se organizaban de manera informal y espontánea. Además de incidir en las actividades comunitarias, también interfiere en las libertades personales a través de la regularización de comportamientos y actitudes. En este contexto, empezamos a vislumbrar los inicios de una crisis financiera global, que servirá como detonante de un efecto dominó que acabará afectando a todos los sectores de la sociedad.

La reacción en cadena iniciada en 2007 que propició la caída del sistema financiero y que aún perdura hoy en día, fue la excusa utilizada por los Estados para asumir la responsabilidad de la deuda privada con fondos públicos a través del rescate de las entidades bancarias, entre otros, eximiendo de responsabilidad a las empresas privadas causantes. Volvemos, pues, a incidir con los mecanismos previos necesarios para la implantación de nuevas políticas neoliberales. En este sentido, la crisis iniciada en 2007 servirá como paso previo a la implantación del TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre EEUU y la Unión Europea), con el que se pretende legalizar la propiedad de las empresas sobre los Estados.

Mientras tanto, los recortes presupuestarios de los gobiernos han sido continuos, en detrimiento de todo el sistema público como el sector educativo, sanitario, limpieza, servicios o transporte, repercutiendo en última instancia a las clases populares. Será pues en este contexto de crisis cuando surgirá con fuerza el movimiento del 15M junto con las huelgas generales que le sucedieron.

Las jornadas de huelga general, hacen que las diferentes sensibilidades disconformes con las políticas institucionales, confluyamos en las calles ejerciendo y conquistando el derecho a la protesta y la autodefensa mediante diferentes y legítimas formas de expresión de rabia. El 29 de marzo de 2012, se convocó una huelga general en respuesta a la reforma laboral aprobada entre muchas otras razones. En consecuencia de este ataque directo contra el sistema capitalista patriarcal, muchas de nosotros nos hemos visto perseguidas y criminalizadas.

Durante la jornada de protesta, se produjo un ataque contra uno de los símbolos del capitalismo, el Corte Inglés, multinacional neoliberal que oculta oscuros negocios de explotación de menores y de personas presas, así como es conocida por las pésimas condiciones laborales de sus trabajadoras, para fomentar el machismo través de sus campañas publicitarias y, por otra parte, por estar presidida por un representante del fascismo más rancio y arcaico que sobrevive en nuestros días, Dimas Rodrigo Gimeno.

Ante estos hechos, no nos quedaremos impasibles, y nos mantendremos solidarias con las compañeras. Porque nosotros, como ellas, volveremos a salir a la calle y seguiremos haciendo frente al sistema . Porque hoy son ellas, mañana podemos ser nosotros. Porque no bajaremos la cabeza y miraremos hacia otro lado. Porque seguiremos tejiendo redes y construyendo lo que ya hacemos y tanto los asusta , un mundo autogestionado desde el pensamiento crítico , la solidaridad y el apoyo mutuo. Un mundo de conciencias y de autorreflexión , un mundo donde la igualdad y el respeto a las diferencias sean las vertebradoras de la realidad.

Un mundo por qué luchábamos, luchamos y seguiremos luchando.